Crucifixión

jesucristo

Método de ejecutar la pena capital que consistía en colgar o clavar al reo en un poste que llevaba un travesaño destinado a los brazos. Se cree que la invitaron los persas. Los romanos, que la adoptaron, la consideraban tan humillante y vergonzosa (se crucificaba al reo desnudo) que jamás la aplicaron a sus propios ciudadanos. La reservaban para los esclavos, insurrectos y prisioneros de guerra de otras naciones. La usaron con frecuencia tratándose de judíos, con los cuales llegaron a realizar crucifixiones en masa. Era una forma horrible de muerte, pues el crucificado quedaba abandonado a la intemperie, desangrándose hasta morir y expuesto a los ardientes rayos del sol. A la tortura de la penosa posición se  unía el dolor causado por las heridas y, sobre todo, por la sed y la asfixia, que se agravaba con la perdida de sangre y el sofocante calor. A veces, el crucificado tardaba días en morir. En otros casos, se apresuraba su muerte golpeándolo con palos o quebrándole los huesos. Era usual dejar el cuerpo en la cruz hasta que se descompusiera.

Generalmente, la sentencia prohibida sepultarlo. Se consideraba una concesión especial, que se debía solicitar de manera expresa, el permiso de bajar el cadáver de la cruz para darle sepultura.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: